viernes, 4 de enero de 2008

Maldito Chip

Había una vez un chip prodigioso llamado Ytuquieneres, que vivía en el paraíso del Inconsciente, donde vivían (felices o no) otros chips, menos prodigiosos pero muy valiosos por su gran memoria o intensidad.
Ytuquieneres era un personajillo dormilón, que solo aparecía cuando todo el resto de chips se organizaban para armar una gran juerga.... bebiendo, fumándose porritos, gritando y bailando. Acababan siempre todos planeando un peazo viaje al Consciente, entonces todo el país Cerebral se ponía a temblar:
-Que viene la revolución!!!!
Todos temían la fama a lo Jesse James, por la audacia de sus asaltos, de ese maldito chip testarudo. Sus juergas dejaban a todo el planeta Consciente herido. Aunque solo fuera una vez al año, todos los chipracionales estaban hasta los chipuevos del menda ese.
Cierto día soleado, apareció un Discretochip de la nada, que con voz amiga y mirada cómplice, poco a poco planeó una emboscada (cabroncete él). Objetivo principal: atrapar a Ytuquieneres.
Al Discretochip no le costó nada poner a todo el resto en sus posiciones, eran pequeños pero valientes en el fondo. Y en el momento oportuno Ytuquieneres, se vio rodeado sin poder escapar. Se hizo silencio. Y de en medio de la multitud, salió Discretochip. Dio unos pasos adelante, hasta poder mirar a los ojos de Ytuquieneres. Dibujó una tierna y sincera sonrisa a su contrincante, y hablándole muy despacio (como si fuera tonto), le convenció para que se quedara a vivir en el Pueblo Consciente. Era un pueblo humil, pero siempre aceptaba a todos sus habitantes tal cual eran.
Ytuquieneres, pensó que en ese pueblo quizás se sentiría mas querido, menos ignorado, y lo mas importante, mas aceptado. Y aunque no fuera un paraíso, seria consciente de ello. En el Inconsciente nadie se daba cuenta de si dormía o bebía...

Y de su sentir hizo su vivir....


3 guiños:

Carome dijo...

La mayoría de las veces se está mejor a la luz del sol que oculto en un agujero oscuro.

Espero que sea el caso

Abril dijo...

mmmm....alguien que lo entendió

muacks

Agosto dijo...

¿Y tú quién eres?
No es mala pregunta.
Quizá un tanto indiscreta, cuando no es uno mismo quien se la hace.
Pero... y no es más importante preguntarse: y tú, ¿cómo eres?
A veces sobrevaloramos aquello que nunca va a depender de nosotros.
Un besazo.