miércoles, 16 de enero de 2008

Estrellada

Cuando tenia 30 y tantos podía argumentarse y convencerse de casi todo aquello que su cabeza se propusiese, y un día se sorprendió a si misma, calificando a su progenitora, a la que no conocía, de valiente. Valiente por darle una vida llena, oportunidades en las esquinas, estudios y una vida entera. Valiente por afrontar su incapacidad de poder dar "lo mejor" a su hija.

Llegó a olvidar algunos días infantiles, en la que se le podían acercar otros niños o alguno de sus primos vomitando un: "tus padres te quieren menos, porqué en realidad no eres su hija"....los niños, ya se sabe... angelitos...

Lo llevó bien, o eso creía, hasta que un día en plena carrera del vivir, se tropezó y estrelló su cara con una pared que tenía escrito: siempre necesitas mas!!!

Y a partir de ese momento, se quedó sin nariz y empezó a entenderse...

12 guiños:

emma dijo...

tu siempre necesitarás mas.. por esto te quiero!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Ay, Abril, tú y tus historias...
Me chifla pescarte en ellas, encontrarte en esas metáforas.
simplemente Teresa

Nima dijo...

simplemente Teresa! que algería.. pasate algun dia por el mio (el blog)

(clicar en el nick).. no te diré quien soy, pero ya lo sabes!

Besitos..

Nima dijo...

no era ALGERIA.. era ALEGRIA!

Abril dijo...

Hola Teresa, bienvenida al mundo de mis metáforas...espero ver mas comentarios tuyos, que me encanta...

Abril dijo...

Nima= hoy la ALGERIA de la huerta!!! jejeje

Lila dijo...

Pues si se necesita más, a por ello!!!!

Anónimo dijo...

Abril
Sigue adelante, no te detengas pero se fuerte.

Besitos
Doctor Pet

Carome dijo...

No sirve de nada quedarse quieto, hay que buscar

Abril dijo...

de la ostia encontré muchas estrellas a mi alrededor, después más cosas...jeje

Agosto dijo...

Todo camino, por muy largo y sinuoso que sea, ha de empezar con un primer paso. No importa si tropezamos; no importa si caemos. El dolor nos hace más fuertes. El sufrimiento nos hace más sabios. Y cuánto más duro sea el tránsito, mayor será la alegría que nos llevemos al alcanzar la meta. Espero que me hagas partícipe de ese momento, que ahora sé que está más cerca.