miércoles, 25 de julio de 2018

¿Compensa?

Ha perdido la paciencia,
la calma, la serenidad.

Ha encontrado la angustia,
las prisas, la realidad.

Ha perdido el arte de la desconexión,
el disfrute y la tranquilidad.

Ha encontrado obligaciones
tareas y responsabilidad.

Ha perdido el cariño,
el afecto y la complicidad.

Ha ganado en cansancio,
dejadez, hastío y rutina.


...pesa...

lunes, 23 de abril de 2018

Stop

Avuí t'explicaré un secret: no es tan sols un dia especial o assenyalat, no es tan sols una llegenda, de fet no es ni orgull de patria. Es el dia en que tots els problemes, i conflictes passaven a un segon pla, deixaven d'importar, per deixar pas l'amor, l'alegria i la il.lusió. Pels infants segurament la mateixa magia existeix el dia de reis, pero pels grans, en que l'etapa de la inocencia ja ha quedat molt enrera, es feia present en aquest dia. Per un sol dia tot s'aturava. Si, aquest es el seu secret, per un dia tenim la capacitat d'aturar el temps i retrovar-nos.
Aquell dia de somriures, roses i llibres, ara es un dia de distancia, fosc i fred. Hem perdut la capacitat d'aturar-ho tot.

jueves, 12 de abril de 2018

Hoy te vas a enterar

Hoy te vas a enterar.
Llevo todo el día con la cena de ayer en la cabeza. No he podido apartar esa escena de mi mente. Ni me he podido concentrar. Y es culpa tuya.
No intercambiamos palabra en toda la cena. Tampoco cruzamos una mirada ni por casualidad. Tu mirabas al frente, primero las noticias y después el fútbol.
Y yo, mientras, te miraba a ti. Primero fueron tus ojos, concentrados mirando fijamente la televisión, lo que me llamó la atención. El movimiento hipnótico de tus párpados. Alguien marcó un gol y tu dibujaste una sonrisa. Eso me llevó a observar tus labios. Luego pasé a tus orejas, el lóbulo, tu cuello. El movimiento de tus manos, tus brazos y tu espalda.
¡¡Cariño, cómo me pones!!
Hoy te vas a enterar.

martes, 3 de abril de 2018

Visita al médico

Llevo días pensando en mi última visita al médico. Mi médico de cabecera es todo un personaje, altivo, serio, con mirada penetrante, muy seguro de lo que dice. Vamos, que te da una imagen de tener controlado el tema y de mucha profesionalidad.
El motivo de mi visita fue porqué llevaba días con dolores muy fuertes en el pecho, en  alguna ocasión llegué a temer un ataque al corazón, luego recordé los síntomas de la ansiedad, el estrés, etc. Lo peor fue cuando además de esos dolores en el pecho empecé a tener dolores de cabeza constantes y a diario.
Durante la visita me examinó detenidamente. Revisó mi vista, oídos, garganta, pecho, me hizo toser, respirar profundamente, andar. Me preguntó sobre mi vida, mi trabajo y mis aficiones.
Al final, sin mediar palabra, vi que escribía en un papel de recetas. Me lo entregó, aún en silencio, con un gesto inclinando su cabeza y algo que me pareció como un guiño.
Al salir miré la receta donde había escrito: "Necesitas reír".
Llevo días pensando "¿Se estuvo riendo de mí?"


lunes, 5 de marzo de 2018

He visto mi futuro

En 4 días me voy. Si, me voy.
He visto mi futuro,  mis próximos 10 años y sé que me voy. Dentro de 4 días haré un viaje que en principio es temporal pero,  si lo que he visto es cierto, cambiará mi vida por completo. Después de este viaje habrá muchos más, hasta que al final decidiré no volver.
He visto que en general me irá bien. Habrá muchos cambios en mi vida, en todos los aspectos, y momentos buenos y malos. Tendré amigos nuevos, cambiarán mis aficiones, mi entorno y mi trabajo. Si, también me saldrán canas, como a todos, pero creo que esto no me importará, todo lo contrario.
También he visto que habrá momentos de nostalgia y añoranza, de soledad y sentirme lejos de los míos. Echaré de menos algunas aficiones y costumbres. Intentaré llenar ese vacío por otro lado.
Creo que voy a tener un hijo y parece, por lo visto, que será una chico fantástico.
No sé como acabaré, solo he visto los próximos 10 años pero no más. Quizá cuando llegue a ese punto alguien pueda enseñarme mis siguientes 10 años.
Ya solo me quedan 4 días para un gran cambio. Lo que puede llegar a cambiar una mirada nítida, clara y sin miedos. Lo que puede llegar a cambiar cuando uno se encuentra a sí mismo en un espejo y a otro delante con lo mismo. Quizá dentro de 10 años encuentre otra mirada.

Inspirado en:

viernes, 23 de febrero de 2018

El sendero

Esta mañana hacía sol. Alguna nube amenazaba con descargar, pero el viento con su fuerza la ha alejado lo suficiente para salir a pasear. No era algo del todo imprevisto acercarme a ese lugar. Hacía tiempo que quería visitarlo, pero quería hacerlo en el momento adecuado, no sabía lo que me iba a encontrar.
Hoy ha sido el día y me he propuesto andar sin parar.
He iniciado el camino por el sendero que estaba al final del parque. Al principio el paisaje era perfecto, aire fresco, flores que ya anuncian que queda poco para la primavera, árboles y sol cálido. Los pájaros cantaban y me acompañaban. Estaba sola, pero de una forma extraña me sentía acompañada, como si alguien me cogiera de la mano para recorrer ese camino, esa aventura. Un olor a naturaleza, a hierba húmeda a limpieza y serenidad me ha permitido andar a mi ritmo, con mucha calma, tranquilidad y seguridad.
Cuando ya llevaba un rato andando he tropezado y me he caído, y desde el suelo al levantar la mirada el paisaje empezaba a cambiar. Aparecía una especie de túnel sombrío hecho por los mismos árboles y arbustos, cada vez más cerrado y oscuro, hasta llegar a una roca con un agujero negro. Era el único camino por el qué seguir. Dar la vuelta no era una opción de momento. No veía nada. He andado a tientas un buen rato, guiándome por mis manos y por el olfato. No olía a animales, ni a naturaleza, solo a humedad y he empezado a tener frío. He buscado esa sensación de estar acompañada pero he encontrado soledad. Me han venido a la mente todas esas personas que se han cruzado en mi vida y que he querido y quiero, mis apoyos. Que bien me vendrían justo en ese momento en ese lugar. Pero no estaban. Estaba sola y lejos. A nadie le he dicho donde iba, así que nadie sabía de mi aventura. Me he asustado cuando ya llevaba mucho tiempo ahí dentro y no veía nada ni para adelante ni para atrás. He pensado que mi curiosidad me iba a matar, que ando sin parar aunque el camino me lleve a un túnel oscuro, sin luz, y sigo y sigo sin dar la vuelta ni parar. Una voz en mi cabeza me ha dicho que aunque me asustara siguiera, que al final iba a encontrar lo que buscaba, algo escondido, un paisaje secreto, casi exclusivo para mi. Algo bueno iba a pasar.
Al final cuando he salido del túnel he visto un elegante castillo, precioso, al que se me invitaba entrar. Ahí he estado un buen rato, haciendo una visita y sintiéndome como en casa.
He decidido quedarme en el castillo, así que si me buscáis, tendréis que hacer un largo camino. No os preocupéis estaré bien. Por si os apetece hacerme una visita, he dejado el túnel iluminado con antorchas viejas que estaban en el castillo. Lo hemos remodelado, las guerras ya pasaron y lo hemos habituado para vivir en armonía y paz. Estáis todos invitados, pero si queréis ser bienvenidos traed música, que ya sabéis que amansa las fieras y estamos en época de paz. Hasta la vista compañeros.

Resultado de imagen de sendero

jueves, 22 de febrero de 2018

Lo que hace un poco de silencio


Parece que todo se ha parado. La tierra ha parado de dar vueltas. Todo está paralizado. El reloj ha dejado de marcar las horas. No se oye ni el tic tac. Nadie pasa por la calle, ni parece que exista el aire.
Podría dar miedo, pero en realidad lo que se puede escuchar, aún un poco a lo lejos, es paz.
En realidad lo que ha parado es solo mi cabeza. He dejado de pensar. Puedo sentir el vacío, el silencio y la soledad. Esto es un momento de paz.


martes, 13 de febrero de 2018

Tareas

Cuando tienes tanto que hacer que no haces nada y sientes que todo se escapa.

jueves, 8 de febrero de 2018

Todo cambia

Se levanta con mucho esfuerzo, las piernas con las que solía bailar sin parar ya no la sostienen apenas.
Sus manos arrugadas tiemblan y remueven sin cuchara el café. Las mismas manos que inmortalizaban amaneceres en el mar. Su pulso nunca fue para envidiar, pero un buen  trípode y la aventura de buscar rincones del mundo ofrecían momentos irrepetibles.
Su banda sonora ha cambiado, tiene un aire melancólico y nostálgico. Tiene que subir el volumen para oír algo decente, sus oídos han perdido calidad de tanto escuchar.
Intenta disfrutar de un libro o de un paseo en el mar, pero sus pensamientos se van a ver cómo ha dejado pasar su vida. Tiene la sensación de que se esfumó demasiado rápido.
Solía sonreír cada mañana, jugar y ilusionarse como una niña.
Al pensar en ello aparece una arruga más en su rostro. Parece que ya todo da igual.
Se vuelve a casa, necesita descansar.
Se acuesta y cierra los ojos, sintiendo el peso de su cuerpo en su cama. Deja que este se abandone y quizá no vuelva a despertar.

martes, 6 de febrero de 2018

Ambición

- Estás tirando demasiado de la cuerda.
- Si, lo sé. Pero lo hago por ti, en el fondo te gusta.
- Me gusta porqué al final de la cuerda estás tu, pero cuando parece que me acerco te vuelves a alejar.
- ¿Si la soltara te acercarías sin yo tener que tirar?
- Si la soltaras disfrutarías viendo como me acerco porqué yo quiero, sin que nadie tenga que tirar.

domingo, 4 de febrero de 2018

Valentía o Temeridad

- Ven
- ¿A dónde?
- No lo sé, lo descubriremos juntos.
Y se fue....

viernes, 2 de febrero de 2018

Diez años después...


Fuiste mi manta en los días fríos de invierno.
Fuiste mi luz al despertar.
Sin yo saberlo,
me guiaste en momentos de mucha oscuridad.

Ahora quiero volver a hacerlo.
No se si de forma puntual, como en los últimos tiempos, o en esta ocasión será definitivo. Quizá sea necesario hacer cambios para tener otra perspectiva.

Pero, fuiste mi manta en los días fríos de invierno y mi luz al despertar.
Espero que ahora vuelvas a serlo,
cuando veo las sombras asomar.

martes, 23 de febrero de 2016

Se paró el reloj


Muro, Piedras, Ziiegel, Ladrillos, La Pared

Solíamos contar las horas.
Las restábamos como si se acercara un final.
En nuestro caso el final era el principio, justo dónde queríamos estar.
Esa fue nuestra elección.
Al final, lo que llegó, es que el reloj se paró.

viernes, 10 de julio de 2015

Espejos distorsionados

Siempre me han gustado los espejos. Muestran el reflejo de uno a través de la luz que incide en esa superficie. 
Existen espejos planos, curvos, cóncavos o convexos, así que la imagen reflejada también dependerá del tratamiento que haya tenido el espejo. Incluso su historia puede modificar la imagen que refleja. 
Un espejo viejo, que ha sufrido daños, tendrá golpes, manchas, grietas que se mezclaran con la imagen y ofrecerá un reflejo muy diferente a un espejo nuevo, limpio y brillante. Mirarse en uno u en otro puede marcar la diferencia. También existen espejos distorsionados. Algunos de ellos adelgazan, estilizan y muestran imágenes elegantes. Otros desfiguran, empequeñecen o muestran figuras grotescas, ridículas. A veces el reflejo puede mostrar un monstruo. También puede que el espejo muestre una parte solo: los ojos, la cara, la mitad del cuerpo o el cuerpo entero. Verse en alguno de ellos puede ser gracioso, divertido o  también incómodo y molesto, dependiendo de lo que veas y de las veces que te mires. No es lo mismo un momento puntual, verte por casualidad o intencionadamente, que verte cada día varias veces.
Quizá debamos plantearnos en qué espejos nos miramos y si lo que vemos es la imagen real de nosotros mismos.

viernes, 23 de enero de 2015

Necesito:

Volver a ser niña, dónde puedes recogerte en ti misma, hacerte bola, y dejar que el tiempo pase mientras unos brazos seguros y tiernos, te abrazan y te acarician el pelo hasta dormirte.
Volver a aprender que la seriedad no está reñida con el cariño y el humor.
Volver a mirar arriba y encontrar unos ojos que te miran, te observan.
Volver a sentir que siempre te cuidarán.

Te echaré mucho de menos tío.