lunes, 3 de marzo de 2008

Lágrimas

Era un lunes. Eran las 9.30 de la mañana. Se acercaba el día de su marcha al reencuentro con ella misma, y decidió hacer otro intento. Decidió volver a llamar a la hermana, por si ese día amanecía con alguna sorpresa. Cuando descolgaron el teléfono al otro lado, la sangre de su cuerpo empezó a bombear con fuerza, y al oír la voz de la hermana su corazón rogó en secreto un “por favor”. A las primeras palabras escuchadas, empezaron a rodar lágrimas por las mejillas. Todo era negativo. La madre superior de hace 30 años atrás, la única que no se había movido del convento, la única que podía recordar algo, había perdido su memoria, no recordaba nada, aunque le sonaba el nombre de la pequeña Abril….solo… le… sonaba. Las cartas que una vez su madre escribió, al poco de separarse de ella, tampoco aparecían. En algún sitio tendrían que estar. Unas cartas no se van solas, y las monjas no tiran nada. Abril había soñado en innombrables ocasiones con aquellas cartas, con su tono, con las palabras escritas, con la emoción descrita. Y allí estaba ella, pegada a un teléfono, totalmente en silencio, escuchando que todo era muy difícil. Al final por fin escuchó que algo si se había encontrado, una edad y quizá un sitio exacto, una raíz real. Las lágrimas empezaron a caer con más rapidez, sin saber sin eran de emoción o por lo mucho sufrido, y que aún quedaba por sufrir. Quedaron las dos para verse otra vez, y determinar el siguiente paso. Ahora Abril tendría que esperar 4 días enteros, para poder ver los ojos de esa mujer, y saber un poco más de sí misma. Colgó el teléfono. Era un lunes y eran las 9.30 de la mañana, Abril tenía que ir a trabajar. Sabía que esas llamadas eran peligrosas para el transcurso correcto de su vida laboral, pero no había otro momento, otra forma. Era un lunes, y Abril lloraba tanto que no podía ir a trabajar.

7 guiños:

Carome dijo...

Quédate con los progreso, con los datos, con las novedades, con los nuevos caminos.

Siempre aparece algo nuevo que puede abrir una puerta que antes no existía.

Paciencia y constancia.

Avanzará

VENUS dijo...

Ojalá estuviese en mi mano ayudarte y ayudar a esa hermana a buscar sin descanso las cartas que no se encuentran. Pero esa raiz es un gran paso, si no se encuentran las cartas, mucho mejor es encuentrar a la persona que te puede decir exactamente lo que escribió.

Poquito a poco, pero seguimos adelante.
Mil besazos y un abrazo fuerte a lo Venus.

Deja vu dijo...

Cuando he le�do la entrada, me he acordado de la canci�n: "Es mejor caminar" de Revolver. Parece escrito para vosotras:

"Decidieron compartir melancol�as
soledades y fantasmas a la par
miedos locos tristezas y alegr�as
y juraron no enga�arse nunca mas
decidieron vadear el ancho muro
que separa la mentira del perd�n
y revolcarse en el olvido hasta borrar
las heridas de una espina envuelta en flor

Es mejor caminar que parar y ponerse a temblar"

Mi ni�a, tu para mi, s� que eres valiente...sigue caminando...

Mantendr� los dedos cruzados.

Mua

Abril dijo...

gracias por vuestro apoyo, se vuelve indispensable!
(me he queado muda por la emoción de saber que estais aqui, caminando conmigo)

Gemma Delgado dijo...

Preciosa mía! me ha llegado al alma y me duele no poder estar a tu lado más de lo que puedas imaginar. Se abrió una puerta, no permitas que se cierre, lucha! eres luchadora y sé que no desfallecerás, pero si crees hacerlo, estoy aquí a tu lado, velando por ti, pensando en ti cada día que pasa, pensando en tu vida y en cómo estarás.

Ánimo mi niñas, tu puedes y lograrás encontrar aquello que tanto anhelas, lo sé.

Te quiero mi niña!

Nima dijo...

mi practicidad dice que todo saldrá bien, siempre que sepas adaptarte a ello.

aquí estaré

Ligeia dijo...

Yo también pienso que las cosas deben fluir, poco a poco, todo llega.

Un beso fuerte!