martes, 10 de junio de 2008

Antecedentes y Consecuentes


Por su afán de querer ayudar, por sus ganas de ser aceptada. Por querer ser más querida que el propio querer, no supo poner sus límites. Y lo pagó. Lo pagó con ella misma.

Por ser vulnerable, por ser frágil, por querer ser perfecta para alguien, quien fuera, cambiando el destinatario, se perdió. Se perdió en ella misma.

Por no aceptar honestamente lo que era, y querer ser lo que en realidad no era, se confundió y se equivocó. Se equivocó con ella misma.

Por no querer sentir más dolor, dolor de rechazo, dolor de vacío, se vació. Se vació de sí misma.

Por querer salir del mismo círculo en el que sola se metió. Círculo de traición y mentira. Círculo de amor y rencor, de esperanza y decepción. Círculo de desmedido dolor. Se agotó. Se cansó de su propia vida.

Por querer autenticidad, recuperar lo que había sido, conocer y asumir lo que no, y aprender de lo vivido, se fue….....Y nunca se supo si volvió.

6 guiños:

ALBERTO LÓPEZ dijo...

No supo poner los pies en el suelo y ver la cruda realidad. Hay muchas personas que son así, es más yo me atrevería a decir que todos somos en más de una ocasión así, y como los muertos vivientes de la película "El sexto sentido", sólo vemos lo que queremos ver.

Perséfone dijo...

Es duro, pero real y cotidiano al mismo tiempo. En nuestros días es realmente difícil ser una misma por y para una misma, independientemente de lo que digan otras personas, queridas o no.

Un abrazo.

Gilda dijo...

Tan importante es tomar consciencia como a partir de ahora no incurrir de nuevo en situaciones similares, porque pueden llegar.

La vida es recurrente y ciertas situaciones también, emergen bajo la forma de antiguas pesadillas para asegurarnos de que hemos aprendido lo que tuvieramos que aprender.

Grábalo todo en el disco duro, haz copia de seguridad y sobretodo no apretes por descuido el botón de "delete" o suprimir ;)

Neander dijo...

si hablas de ti misma, como presumo, aún estás a tiempo de salir del círculo
coge la tangente

Montse dijo...

Que cruda realidad...!!!

Como bien dice alberto... todos dejamos de poner los pies en la tierra, para elevarnos y no ver la realidad de las cosas.

Nunca nos libraremos de esta situación.. pasara tras lo años de los años..

Un besito abril.. me encanta como escribes..
Hace días que no te veía..
un abrazo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.