jueves, 29 de mayo de 2008

Causalidades



Sentada en un sofá, se hallaba Abril, con las piernas cruzadas. En su regazo, su portátil, su compañero de nuevas búsquedas, de apoyos. De fondo unos violines sosegados, la incitaban sin darse cuenta, a indagar en las nuevas tecnologías. Se puso a buscar información, cuando saltando de página en página se vio seducida por unas palabras, por una cabecera, por un sentimiento, por otro (entre miles) blog: “Adopción por dentro”. Sabéis que Abril no cree en el destino, ni tampoco en las casualidades, pero sí, siempre, en las causalidades. Y esta vez se había sentido abducida, en medio de su vida últimamente dispersa, en estas palabras.


Empezó a rastrear todo lo que pudo de este sitio de forma desordenada, como si se le acabara el tiempo en los siguientes minutos. Deseaba sumergirse y calarse hasta los huesos de lo que veía. Mientras, en su cabeza, resonaba una frase -Debes escribirle algo a quien haya creado esto- Se dirigió a su bandeja de esperanzas y abrió un nuevo correo -¿Y ahora que escribo? ¿Le cuento mi vida? ¿Qué quiero conocerla?- Y sin pensar mucho más, dejó a sus dedos mandar, y salió lo que salió. A partir de ese instante Abril supo, confirmado por un seguido de intercambio de palabras, que ese encuentro era el principio de alguna razón, todavía, desconocido.


Las cosas que nos suceden, el mínimo detalle, sucede por algo...y Abril siempre quiere averiguar el final.

8 guiños:

Carome dijo...

La mayoría de las veces sólo hace falta observar y atreverse para cambiar el "destino" hacia el lado que nos interesa.

Creo que hay más pistas alrededor nuestro de las que creemos para avanzar.

Un beso

Perséfone dijo...

No hay nada mejor que dejarse llevar por un papel en blanco y un bolígrafo (en este caso, unas cuantas teclas, el ratón y una pantalla).

Es como si nuestras manos conectasen directamente con el corazón y reflejasen con palabras todo lo que el no puede decir.

Me gusta tu Blog.

Saludos para Abril.

Neander dijo...

yo creo firmement e que mi destino es no creer ná de ná en el destino, vi a ver ese blog

Neander dijo...

vaws a adoptar? suerte

Abril dijo...

neander, con cariño, tu si que no te enteras de ná de ná.... aunque nunca se sabe, quizá algun día si adopte, me gustaria...

muacks

Inuit dijo...

Pues yo soy más determinista y pienso que poca cosa podemos hacer.
Las que son para ejecutar no cuestan y las que no son, van a contrapelo y son imposibles.
Hay cosas que sólo se saben al final, todo y que tengamos una mente deductiva,investigadora ,analítica....simplemente hay cosas que son y son .Bueno, sólo es una opinión personal.
auroras

Abril dijo...

carome, solo hay q dejarse llevar por lo que te llama la atención, sin mas.

perséfone, saludos para ti y bienvenida a unas manos conectadas a veces a la cabeza, y a veces al corazón.

neander, te has enterado ya???

inuit, aquí todas las opiniones cuentan.

muacks

Agosto dijo...

Causalidad. Curioso término.
A mi, sin embargo, que he llegado con retardo a esta historia, me vienen a la cabeza otras sensaciones. Creo que los franceses lo llaman dèja vu.