martes, 15 de abril de 2008

La Carta

Es más fuerte mi mano al escribirte que yo. Hace días que empieza cartas sin control. Observo unos dedos intentando llevarse por delante un poder que nunca existió. Quieren hacer de hija, de una madre, que en realidad un día renunció. No me olvido, lo intento, renuevo, desisto, arrugo y tiro. Final de una vuelta a empezar. Y otro día será. Mi mano sigue siendo más fuerte, al escribirte, que yo.

7 guiños:

Carome dijo...

No es una obligación, no puede hacerse como tal. Es un deseo, tiene que hacerse cuando sale.

Quizás en un tren, un día en la cama sin prisa, o durante un baño relajante.

Quizás haya que parar un asunto importante del trabajo.

Pero saldrá en su momento. Y saldrá bien. Animo

Un beso

Nima dijo...

saldrá cuando tenga que salir.. solo dejalo fluir!

aquí estoy

Ego dijo...

Dile a la mano que duerma
o que charle un rato con Diana.
Ella no escribía cartas a sus musas
y las exterminaba cuando no eran dignas.
La puerta del Paraíso, ésa que tú conoces perfectamente, tiene un cartel de 'Volvemos en cinco minutos'.
Cinco minutos.
El tiempo que se tarda en escribir otra mala carta.
Un beso

Neander dijo...

La mano que escribe es la misma que arruga y tira el papel, no?
Pos eso...

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

¿Por qué ya no se escriben tantas cartas?

Ligeia dijo...

Arruga tantas hojas como tengas que arrugar. Lo más importante es que no tengas prisa, seguro que el día menos pensado aparecen las palabras idóneas como si una de las musas te susurrase al oído. Hilvanarás letra a letra, frase a frase y sin darte cuenta la carta saldrá sola. Con las cosas importantes suele ocurrir así.

Esta misiva es demasiado importante para que no cueste que salga, date tiempo y, si es necesario, llama a la Señorita Paciencia y tómate un té con ella, tal vez te lo pueda hacer algo más sencillo.

Sé genuinamente tú.

Un beso fuerte!

Abril dijo...

muacks