sábado, 29 de noviembre de 2008

Mi venganza está lista

Me vengaré de la espera recreándome en cada segundo.
Me vengaré de ese tiempo pasado.
Conseguiré desafiarle y hacer como si no existiera.
Mi venganza está preparada.
Reivindicaré mi recompensa.
Buscaré sus labios con mi aliento.
Sentiré su piel rozando la mía.
Y en ese momento…
…el tiempo no existirá.

7 guiños:

Rebeca dijo...

Me encantan las venganzas, por muy poco sana que algunos digan que es, a mí me deja esa sensación de satisfacción de dejar claro que nadie tiene derecho a hacerme daño y si lo hace que se atenga a las consecuencias, ja,ja,ja,ja (risa de Cruela de Vil)

Abril dijo...

Buen punto de vista Rebeca:
Nos vengaremos de quien se interponga en nuestros deseos, o de quien pretenda arrebatárnoslos, de quien quiera herirnos, y nos quedaremos satisfechos. Amén!!

Carome dijo...

¡¡¡Dale caña!!!

Mauck

Abril dijo...

Afilando los cuchillos, jajaja...

muack

Rubén dijo...

las venganzas no son del todo buenas. Tengo un amigo MUY vengativo, y a veces le sale el tiro por la culata.

Saludos, Abril

Alberto López Cordero dijo...

La venganza es un plato que se sirve muy, muy frío, pero en algunas ocasiones, admitàmoslo, lo que reconforta.

hombrepez dijo...

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío...

Me da la sensación que esta vez es un plato que se sirve caliente...


Un abrazo.