jueves, 2 de octubre de 2008

Mente amnésica

Llevaba un tiempo quejándose de falta de memoria. No recordaba cosas importantes, cuando siempre había sido una de sus virtudes. No entendía como podía olvidarse de cosas que le interesaban, nombres de libros, de personas, incluso de gente cercana. Se daba cuenta de su mente amnésica, así que se esforzaba. Intentaba prestar más atención a todo y repetía los nombres en su interior para que se le quedaran. Pero no lo conseguía, al día siguiente o al cabo de un instante no recordaba aquello en lo que había puesto todo su empeño. Quería pensar que tenía demasiadas cosas en la cabeza, mucho trabajo y cosas a resolver. Cansancio…era eso, o quizá exceso de información. También se daba cuenta de la facilidad en la que se quedaba ausente, desconectaba mientras le hablaban. Antes se recreaba escuchando al otro, y disfrutaba en ello. Ahora eso había cambiado. Y cuando por fin llegaban los deseados fines de semana, al final resultaba que solo quería pasar el máximo tiempo posible en la cama y dormir. Sabía que eso no era del todo normal. Pasó el tiempo, hasta que un día de forma brusca se lo dijeron:


“Tienes una enfermedad”

“¿una enfermedad?”

“Ya basta, no lo escondas más, tú sabes en el fondo que algo en tu organismo no funciona. Y hace tiempo”

“Es el cansancio”

“No, no es eso. No es grave, pero te tienes que sacar eso que llevas dentro. Cuanto más tardes en aceptar lo que te acompaña, más grande va a ser, y más vas a tardar en sacártelo de tus entrañas. Hazlo antes de que sea demasiado tarde.”


Y esa noche en su casa, abrió una botella de cava y una libreta para escribir sus memorias.

8 guiños:

Nima dijo...

a mi me dijeron lo mismo. El 6 de diciembre hará 3 años que mi mejor amigo se llama prozac (argg.. evitalo!! sexualmente es la destrucción!!)

deja pasar unos días. Sabes mas de lo que te dicen.

estic aquí.. ara. Probablement, sempre. però el millo que tinc és l'Ara.

Alberto López Cordero dijo...

Me recuerda mucho a la novela "La sexta lamentación". Es triste, pero por desgracia lo vemos con mucha frecuencia en muchos de nuestros mayores. Tal vez en algunos casos, no recordar ciertas cosas de la vida sea hasta beneficioso. Felicidades por el post.

Carome dijo...

Pocas personas son capaces de entender la raíz de lo que nos pasa, e incluso, a veces, hay alguna que lo hace mejor que nosotros mismos.

Selecciona las entradas, elige las salidas.

Muack

Neander dijo...

pero se olvidó de dónde guardaba el bolígrafo

Abril dijo...

pasando de prozac, nima (jo tb)

alberto, algunas cosas mejor no recordarlas, cierto!

carome, los espejos tb nos hablan y nos indican cual es el problema y su raiz... selección, buena palabra

neander, el boligrafo se lo atará a la muñeca, no queda mucho tiempo y hay mucho q escribir

Rebeca dijo...

¡Qué bonito! supongo que se trata de Alzheimer, es cierto, los que lo padecen tratan de disimular sus perdidas de memória y de hacer como si nada, hasta que ya la evidencia les delata.

Me encanta ese final, antes de que el olvido se apoderé de él escribir lo que recuerda, como en el diario de Noa, luego durante unos instantes, al releerlo, recordara quien era.

Abril dijo...

No se trata de Alzheimer, aunque es aplicable a cualquier tipo de enfermedad, y a cualquier área que pueda afectar. Da igual edad, situación... lo importante creo que no es eso.

Gracias Rebeca, y bienvenida a mi espacio.

hombrepez dijo...

La falta de memoria es como la soledad....solo son buenas cuando podemos seleccionar los momentos y los recuerdos.

Saludos