jueves, 4 de noviembre de 2010

"Hermanas"


Una a una van abriéndose camino.

Una a una emprenden su viaje.

Ellas. Valientes y luchadoras incansables,

llenan sus mochilas de comprensión, paz y seguramente rencor olvidado.

Llenan sus mochilas de palabras que se abren paso.

Solo ellas, solo yo, sabemos todo lo que hay detrás:

un mundo eterno de espera, dudas, silencio e incomprensión.

Un mundo entero de preguntas, soledad, miedos, rabia y dolor.

Y por fin, una a una consiguen gritar bien alto ¡Aquí estoy yo!


Suerte “hermanas”.

6 guiños:

Carome dijo...

Y tú has colaborado mucho en que den ese paso, no lo olvides. Muack

Anónimo dijo...

Ahora se que el final no es el adiós, es el olvido

Que tienes que cerrar puertas para poder abrir otras

Y si no puedes olvidarlas serán como el gruñir de una bisagra los días de viento.

Notas su presencia,
te advierten de la corriente en cada portazo,
en cada latido
imprevisto

Y no puedes pensar en un día sin aire, en un día sin latido

Secuéstrame, no le digas a nadie que me he ido

Aunque sea un rato, déjame respirar el aire del que nunca te has ido

No te esfuerces, no prepares mi epitafio

Un adiós no es el olvido

Camino dijo...

Hoy deseo comentar tu historia, y aunque no conozca a tu "hermanas", confío no en la suerte que puedan tener, sino en las ganas que tengan de seguir luchando, y lo más importante, si sus mochilas llevan ese equipaje seguro el caminar es más fácil, la paz y las palabras no pesan y mucho menos el rencor olvidado.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!

Agosto dijo...

Hermanas y... ¿hermanos?