domingo, 13 de julio de 2008

Un alto en el camino

Hacía dos días Abril había recibido la información esperada. Mientras aún la asumía, necesitaba hacer un alto en el camino, y reencontrarse con su suelo firme, el que si tenía. Y en ese día especial, lo encontró:

“Era un 13 de julio. Era hace 5 años, y pasarán muchos más. Pero siempre recordaré ese 13 de julio, en el que te fuiste. No creas que todo esto forma parte de una idealización, te echo de menos tal y como eras. Con ese carácter fuerte y pasional. Con ese mal humor infernal. Siempre recordaré tus manos grandes, las mismas que me acariciaban y me protegían, que eran capaces de dar un golpe en una puerta y dejar ahí tu huella. Parecías distante, altivo. Inspirabas respeto a todos, pero en cuanto alguien se acercaba un poco más, era inevitable ver un corazón dulce y tierno. Me enseñaste a luchar, a creer en mí, y lo que era un amor incondicional. Aprendí lo que es la valentía, cuando te observaba desde lejos, en el transcurso de tu enfermedad. Aprendí contigo a responsabilizarme de mis actos. Y ahora, con el tiempo, veo que en lo que me decías tenías razón: buscaré lo mejor.

Todos te echamos de menos, aunque en casa no se diga yo lo sé.

Vosotros, los dos, no tuvisteis un camino fácil. Teníais miedo de no ser unos buenos padres, supongo que como la mayoría. Vuestro deseo tuvo muchas barreras a superar. Os sentías diferentes por tener que asumir vuestra imposibilidad natural. Paseasteis cogidos de la mano por pasillos de angustia, y bosques de terrores infantiles. Y cuando por fin lo conseguisteis, os entregasteis siendo tal y como sois. Formasteis un buen equipo. Con vuestras diferencias complementarias, con mis normales desacuerdos, me disteis lo mejor que me pudisteis dar. Y entre todo un buen modelo, el vuestro. Lo que quiero para mí.”

Aunque ELLA, su madre, se hacía cada vez más cercana. Aunque ELLA ya tenía un nombre propio, Abril tenía presente constantemente qué había tenido y lo que había vivido.

8 guiños:

Nima dijo...

Llevo días acordándome.
Y ya se que es un tópico, pero echo de menos su pastel de queso!!!

Siempre me insipiró respeto, pero nunca miedo. Era una persona muy cercana y transmitía bondad.

Aunque tu no estuvieras, me llamaba y me guardaba un trozo.. jops.

Bueno, un besito. Imagino un día complicado.

Aquí ando.

Palbo dijo...

¿Por qué usás esa ropa?

Porque la sociedad la usa.

¿Por qué la sociedad la usa?

Porque mis padres la usaban, porque mis abuelos la usaban.

¿Por qué tus padres la usaban? ¿Por qué tus abuelos la usaban?

Porque se empezó a usar hace mucho tiempo.

¿Por que se empezó a usar hace mucho tiempo?

¿Será que estamos todos metidos en un mismo paradigma?

¿Por qué estamos todos metidos en un mismo paradigma?

¿Será porque usamos la misma ropa?

nocal dijo...

hola. un petó de part de tots.

Carome dijo...

Aunque no llegué a conocerlos, cada vez los tengo más cerca.

Qué suerte tengo

Muack

Anónimo dijo...

http://100cuentos.blogspot.com

Si quieres participar...

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Pues yo me voy a abrir una cervecita.

Va por él.

Mil petons

Alberto López Cordero dijo...

Sin duda permanecerá siempre en la memoria de quienes estuvieron a su lado.

Guinda de Plata dijo...

Precioso este homenaje en su memoria. Es algo que te hace grande, muy grande.

Besitos, Abril.

B.