lunes, 23 de marzo de 2009

Intento fallido


¿Y que hace ella allí sentada retomando viejas costumbres?

No hay motivo ahora para ello. Pretende ser la misma, y no lo es.

Sus rutinas han cambiado.

Pero hoy se queda ahí (como antes) con una mano vacía y la otra que la intenta llenar. Tiembla al alargar el brazo para alcanzar lo que hoy busca, le invade la frustración de no llegar. La recoge en si misma, y el resto del cuerpo la acompaña. Las paredes en las que construye su vida pueden ser demasiado altas. Lo sabe. No quiere poner mas ladrillos a esos muros, y quizá por eso hoy, asustada, se obliga a mantener esas manos ocupadas. 

Y cuando ya es tarde se da cuenta que no tiene nada que contar. Encerrada y con sus manos atadas se esfuerza en vano. Le llena la rabia por dentro. Ni sus anteriores costumbres la ayudan a salir. Suspira, resignada,  y baja la cabeza.  Su gesto de disgusto la hace reflexionar: es hora de irse a casa y piensa que mañana quizá, si no es demasiado tarde, lo volverá a intentar.

2 guiños:

Miss Seven dijo...

Siento que escribiste eso basado en mí. No sé si es mi paranoia o tu texto que me llegó tanto... Sí, creo que esto último.

un beso (:

Anónimo dijo...

Cuando fue la ultima vez que se sintio que los muros los ponia ella, y que era capaz de derrumbarlo, aquel nos construimos y no es nada mas que muro de papel... yo penasria en ese momento para poder ir quitando ladrillo a ladrillo hasta que pueda ver la cara sonriente de la vida...